-10%
, ,

Samsung Galaxy S20 Plus 128GB

El Samsung Galaxy S20+ es la variante con pantalla más grande de la serie Galaxy S, con una pantalla QHD+ de 6.7 pulgadas. Potenciado por un procesador Snapdragon 865 para USA o Exynos 990 para el resto del mundo, el Galaxy S20+ cuenta con 8GB de memoria RAM para su variante LTE y 12GB de RAM para la variante de conectividad 5G, y 128GB de almacenamiento interno expandible. La cámara principal del Galaxy S20+ es triple, de 12 MP + 64 MP + 12 MP, con zoom óptico 3x y OIS, y su cámara frontal es de 10 megapixels. El Galaxy S20+ completa sus características con parlantes stereo, batería de 4500 mAh con carga rápida e inalámbrica, lector de huellas integrado en pantalla, tasa de refresco de pantalla de 120Hz, resistencia al polvo y agua y corre One UI 2 basado en Android 10.

Availability:

DISPONIBILIDAD DEL ARTÍCULO: Producto agotado. Pendiente de reposición.

3,150.00S/. 3,499.00S/.

DISPONIBILIDAD DEL ARTÍCULO: Producto agotado. Pendiente de reposición.

Samsung Galaxy S20+, análisis: todo lo bueno de la experiencia “Ultra” en un tamaño mucho más acertado

Pantalla: una buena experiencia aunque se nos obligue a elegir cómo

El déjà vu nos invade al observar las características de la pantalla del S20+ porque su código genético es bastante aproximado al de la del S20 Ultra, pero vamos a ver que la experiencia es distinta en algunos aspectos. En este caso se trata de una pantalla de 6,7 pulgadas, con una resolución máxima de 3.200 x 1.440 píxeles y una tasa de refresco máxima de 120 Hz.

Con esto, vemos que el tamaño no exime de integrar los máximos logros de Samsung a nivel de estos parámetros, pero volvemos a tener la misma dicotomía como usuarios: o nos quedamos con la máxima resolución o con la tasa de refresco más alta, pero no con las dos.

Volvemos a tener la misma dicotomía como usuarios: o nos quedamos con la máxima resolución o con la tasa de refresco más alta, pero no con las dos

La pantalla viene muy bien calibrada y la temperatura es adecuada, aunque de fábrica viene con el modo de color intenso que sobresatura y empeora bastante la experiencia (con un panel OLED que per se ya da unos colore vivos). Esto lo podemos cambiar en los ajustes de pantalla, donde también encontramos las opciones para elegir los parámetros que comentábamos en párrafo anterior.

En relación a eso, Samsung acuñó lo de Pantalla Edge en referencia a esa pestaña lateral de accesos directos que por defecto viene activada en sus móviles pero que, como ya vimos en el A51, dejó de ser algo exclusivo para los móviles con panel curvo y/o de gama alta. Se mantiene como hemos visto hasta ahora, con una pestaña en cuatro secciones según queramos apps, herramientas o selección inteligente, pudiendo personalizarlo.
La pantalla ambiente (Always On Display) poco a poco va añadiendo opciones de personalización en cuanto a la estética. Podremos hacer que nos muestre más o menos información en cuanto a los eventos o a la reproducción de música, con los iconos de notificaciones y la posibilidad de hacer que sólo sea visible con un toque (sin necesitar tenerla siempre o durante un intervalo de tiempo).
Es algo que encontramos en la sección de Pantalla de bloqueo, donde también vemos que podemos configurar los facewidgets como el de la reproducción de música. De este modo, teniendo también las opciones de activar pantalla con un doble toque (simple para la pantalla ambiente) y al levantarla al final puede personalizarse bastante la experiencia de uso con One UI.

Entonces, ¿qué pasa con lo de la resolución y tasa de refresco en términos de experiencia? Que como ya hemos comentado en los móviles que alcanzan mayores tasas de refresco, se notará sobre todo en las transiciones del sistema y en cierto punto en los juegos que lo soportan.

Hay cada vez más juegos que soportan los 120 Hz de tasa de refresco de pantalla, y veremos que en títulos como ‘Lara Croft Go’ hay una mayor fluidez si lo configuramos así. Aunque matizo: tras haber probado ya un par de Galaxy S con esta tasa de refresco, donde personalmente noto más efecto es en las transiciones de la interfaz: a One UI le ha venido muy bien este extra de fluidez por parte del hardware, notándolo por ejemplo al minimizar una app o al traerla al primer plano.

En cuanto al agujero en pantalla, como ya hemos ido diciendo nos parece que es una de las soluciones más discretas, como hemos ido viendo en móviles de la marca o en alguno de la competencia como el OnePlus 8 Pro. La barra de herramientas queda en aproximadamente 4,6 milímetros, como en el S20 Ultra, lo que hace que el agujero de los Samsung bata récord en altura de la barra y por tanto en aprovechamiento de la misma, de modo que el texto “no se pierde” en la misma como ocurre en barras más altas debidas a los agujeros (en el Huawei P40 Pro son casi 8 milímetros).

Esto hace que quede un panel bastante despejado y que aunque el agujero flote en apps de pantalla completa, no resulte demasiado invasivo. Tampoco hemos visto que moleste en juegos y apps que al usarse en horizontal y pantalla completa puedan tener elementos de interacción por esa zona.

Rendimiento: no es necesario lo máximo para ir sobrado

Tenemos empate técnico en los tres S20 a nivel de procesador, por lo que vemos aquí también el Exynos 990, el tope de gama de SoC del fabricante. Pero en cuanto a memorias empatan sólo los “no Ultra”, disponiendo de 8 GB de RAM y 128 de almacenamiento.

Con estos ingredientes cumple lo esperado y sí, el Galaxy S20+ va suelto incluso con tareas exigentes en cuanto a estos recursos. A nivel de fluidez la experiencia mejora si seleccionamos la máxima tasa de refresco, pero hablando de la potencia y la carga de tareas no hay nunca lag o síntoma de que el hardware sea insuficiente.

Veremos que la parte trasera, especialmente la parte que queda entre el centro y el módulo de cámaras, no tarda mucho en subir de temperatura (aunque no de manera alarmante). Es un incremento en torno a 5 grados centígrados con respecto a la temperatura en reposo o en un uso estándar y no parece algo problemático ni mucho menos, probablemente favorecido por lo delgado del móvil (y la conductividad de los materiales).

Software: la personalización por bandera (y la salvación por el hardware)

Sobre Android 10 veremos la versión 2.1 de One UI, la capa de personalización de Samsung. Tras iniciarla y lidiar con su característica cascada de notificaciones y guías veremos que hay algunas apps propias y de terceros preinstaladas.

En el menú propio de ajustes podemos seleccionar que se priorice el juego y ajustar aspectos como la calidad de las capturas o que (al contrario de lo que podamos asociar a la experiencia del juego) se reduzca la tasa de refresco para ahorrar batería. Se mantiene el Dolby Atmos específico para juegos, que viene activado por defecto y es una manera de disfrutar de la calidad de los altavoces de la que posteriormente hablaremos en detalle.

Samsung Galaxy S20plus 04 Game

Podemos mantener Samsung Daily (antiguamente conocido como Bixby Home), la pestaña accesoria al escritorio que muestra información o accesos rápidos a modo de tarjetas de algunas apps o servicios. Sigue siendo algo escueto en tarjetas, preestableciendo muchas de cuestionable utilidad pero que podremos eliminar si no nos interesan. En la práctica resultan bastante más útiles tanto Bixby Voice como las rutinas, a lo que es fácil acostumbrarse al permitirnos encadenar acciones asociadas al comando que queramos (por ejemplo, “Buenos días”).

Samsung Galaxy S20plus 04 Samsung

Como vemos, One UI es una capa completa y cada vez con más opciones para adaptarla a nuestro gusto, aunque siempre tirando mucho hacia lo propio (como es lógico). Sigue siendo pesada (aunque los 120 Hz ayudan, son cierta “trampa” al dar fluidez por parte del hardware para algo que pesa a nivel de software), viendo algo de lag al abrir la multitarea y aleatoriamente de manera muy puntual y casi imperceptible. Se nota, por ejemplo, viendo como rinden la capa de OnePlus u otras más ligeras, incluso Realme OS.

Biometría

Como hemos visto en los otros S20, Samsung ha mantenido el sensor de huellas ultrasónico para el desbloqueo con huella dactilar. Lo acompaña en esta ocasión un reconocimiento facial sencillo, gracias a esa cámara que asoma por el agujero de la pantalla.

La experiencia con el lector de huellas es buena, siendo bastante rápido, y seguimos recomendando el desactivar el efecto de transición de pantalla al desbloquear (lo encontramos dentro de las preferencias de datos biométricos, en los ajustes de la pantalla de bloqueo). No es demasiado exigente con la superficie a apoyar, pero hemos de acertar en el área de lectura la cual activaremos con un simple toque a la pantalla.

Hablando del reconocimiento facial, el registro del rostro se produce fácil y rápidamente y del mismo modo el reconocimiento. En general funciona bien salvo en la oscuridad o si le da directamente la luz, aunque es algo lento (da la impresión de que mantiene los problemas de alguno de los sensores que vimos en el S20 Ultra para detectar cuándo levantamos la pantalla).

Hay muchas opciones para personalizar la experiencia, lo cual se agradece. Podemos registrar más de un perfil y nos da opción de que una vez se desbloquee el móvil aparezca la pantalla de bloqueo o bien la de inicio (o la app activa), siendo más cómodo normalmente lo segundo.

Fotografía: es un Galaxy S20 con ToF, para lo bueno y para lo no tan bueno

Como vimos al hablar de las cámaras de la familia Galaxy S20, el Samsung Galaxy S20+ es el punto intermedio entre el S20 básico y el Ultra a este nivel. A grandes rasgos vemos la confguración de ultra gran angular, angular y telefoto del s20 con el sensor ToF del Ultra, siendo así una cuádruple cámara trasera con las siguientes características:

  • Cámara principal con sensor de 12 megapíxeles (1/1,76 pulgadas, píxeles de 1,8 µm) y lente con apertura de f/1.8. Con estabilización óptica de imagen (OIS) y campo de visión de 79 grados.
  • Lente gran angular con apertura f/2.2, campo de visión de 120 grados y sensor de 12 megapíxeles (píxeles de 1,4 µm).
  • Teleobjetivo con sensor de 64 megapíxeles (1/1,72 pulgadas, píxeles de 0,8 µm), campo de visión de 76 grados y OIS.
  • Sensor ToF (llamado DephtVision), capaz de crear un mapa de profundidad 300.000 puntos.

Samsung en su momento ya acuñó el confuso término de “zoom óptico híbrido” que hemos visto en otras marcas como OnePlus o Realme. Al menos en el caso de Samsung lo que ocurre es que aunque sea un teleobjetivo el resultado se basa fundamentalmente en los recortes sobre la imagen que se obtiene en los 64 megapíxeles (lo que podemos conocer como cropping), por lo que el zoom puramente óptico es casi anecdótico (1,07x).

Samsung Galaxy S20plus

En el vídeo se mantiene la resolución 8K como el máximo que logra este móvil, recurriendo al teleobjetivo para reunir los píxeles necesarios para ésta (33 megapíxeles). Y dado que los OIS quedan en el tele y el objetivo angular, la estabilización del vídeo con el gran angular es por únicamente electrónica.

Hablando de la cámara frontal, vemos un sensor de 10 megapíxeles con una lente cuya apertura máxima es de f/2.2. Aunque sólo vemos una lente, ahora en cuanto nos paseemos por la app y hablemos de la calidad veremos que ofrece fotos tanto en angular corriente como grandes angulares.

App de cámara

La app de cámara de Samsung ha ido adaptándose a las múltiples lentes que (no de manera pronta) se han hecho hueco en las traseras de sus teléfonos. En este S20+ no vamos a ver cambios con respecto a lo que hemos visto en sus mellizos, pero aún así daremos el habitual repaso.

La navegación es la habitual, por pestañas para cada modo y con switches para el gran angular y el zoom 3x. Veremos que podemos saltar a ciertos aumentos con botón directo o bien de manera gradual, aunque el hecho de que estos botones aparezcan tan poco tiempo puede hacer que demos pulsaciones accidentales.

Samsung Galaxy S20plus 06 Interfaz Camara

Como siempre comentamos, nos gusta mucho cuando el usuario tiene opciones para personalizar la experiencia y Samsung es de las pocas que brinda la opción de configurar los modos: que no queremos uno, lo quitamos, que queremos otro, lo ponemos (salvo los fijos).

Pero en contra de esa filosofía está el hecho de que el HDR o es automático o no se aplica (al menos según nos aclaró el equipo técnico de Samsung. Algo que también vemos en la cámara frontal.

Samsung Galaxy S20plus 06 Interfaz Camara

Es bastante sencilla, quizás demasiado. Lo decimos porque no es muy intuitiva, sobre todo en lo respectivo a disparar a 64 megapíxeles o establecer la resolución del vídeo. Para lo primero tendremos que ir al botón de la proporción de la fotografía, donde veremos que además de los 4:3, 1:1 y 16:9 está la opción de 64 megapíxeles (no entendemos muy bien por qué ahí).

De igual manera, en las opciones de vídeo se mezclan resoluciones con proporciones (tanto en la interfaz de grabación como en los ajustes). Aquí vemos el acceso directo a la superestabilización, aunque no deja demasiado claro en qué resolución actúa dado que aparece desactivado con 4K pero no con 8K (y graba únicamente en 1080p).

En cuanto a los ajustes, ya hemos comentado algo con respecto al HDR y las resoluciones. Aquí veremos que podemos añadir un filtro de temperatura a todas las autofotos y activar opciones como la estabilización de vídeo o el audio zoom. Y en el apartado de opciones de guardado podremos activar el RAW y la corrección de distorsión para el gran angular.

Veremos que el modo de enfoque dinámico (retrato) sigue siendo automático y que actúa independientemente de qué fotografiemos. El modo noche también es el que lleva el timón, pero hay una pequeña evolución como ya vimos en el S20 Ultra en relación a que hay largas exposiciones de hasta 10 segundos.

Como vemos la app es completa y ninguna de las partes de hardware queda desatendida, pero podría ser algo más intuitiva y clara. También sigue teniendo algo de lag, y aunque en general sea estable es algo que ocurre desde hace tiempo y podría mejorarse.

Cámaras traseras

El procesado de Samsung suele darnos fotos con un toque extra de saturación que este S20+ no deja de lado, aunque la gran mayoría de veces siempre dentro de cierto realismo y sin estridencias. El toque además puede gustar en fotografía de paisajes o de exteriores con fondos despejados, teniendo buen rango dinámico tanto con el HDR activado o no, aunque muchas veces esa sobresaturación juega en nuestra contra (luz muy abundante o todo lo contrario, penumbras con colores vivos).

Samsung Galaxy S20plus Auto Detalle

Veremos que el detalle sigue siendo la asignatura pendiente para obtener resultados sobresalientes, aunque veremos que el objetivo angular hace un trabajo decente a este nivel y también ese zoom híbrido con escenas favorables. Con buena luminación, se nota que hay OIS y se obtienen buenas fotos.

En cuanto a este telefoto y el trabajo del zoom por recortes, vemos un resultado que no destaca claramente con otras propuestas y zoom puramente ópticos, pero salvo de noche y en situaciones complicadas nos da un buen resultado sobre todo hasta 3x. A partir de 4x vemos que la pérdida es más notable, y los zoom desde 10 hasta 30x, como suele ocurrir, nos sirven más para “cotillear” que para lograr disparos aprovechables.

El gran angular con luz abundante guarda bastante coherencia con la lente estándar, según qué situación incluso sin cambios en la exposición. Sin embargo, sigue siendo pobre en nitidez de manera llamativa con respecto al angular cuando la luz escasea (atardeceres, de noche, etc.) y la curvatura es bastante exagerada incluso con la corrección activada.

Samsung Galaxy S20plus Lentes

Lo que vemos es que el balance de blancos y la colorimetría normalmente se mantienen entre las tres lentes, sin ver que haya grandes cambios más allá del detalle que logran sacar cada una y a nivel de exposición y distorsión (en el caso del gran angular). Que veamos un balance de blancos más irreal depende más de la situación que de la lente, al menos en fotografía.

Hablando de los 64 megapíxeles, como hemos dicho se trata de disparar con el sensor del tele aunque sea a 1x. Eso sí, aunque nos dé fotos más grandes no vemos que en detalle compense, examinando recortes.

Samsung Galaxy S20plus 64mp Detalle Zzom 01

Además, con esta resolución hay más problemas para enfocar. Si queremos una macro con a 64 megapíxeles tendremos que poner modo Pro y enfocar manualmente, sobre todo si buscamos apurar.

Samsung Galaxy S20plus 64mp Detalle 02

Tendremos que tenerlo en cuenta también de noche. Estamos disparando con el teleobjetivo y normalmente obtendremos fotos algo menos expuestas, y al final la fotografía es menos nítida.

Hablando de las fotografías nocturnas, el resultado es bastante correcto. Se conserva el buen rango dinámico y la colorimetría es acertada, sin abusar de la ISO y conteniendo bastante bien el ruido.

El modo noche suele definir algo más las fotos. Normalmente rebaja la ISO que se programa con los modos automáticos y ajusta el tiempo de exposición automáticamente según el escenario, por tanto podemos hablar digamos de un modo noche de los avanzados (con la opción, aunque no manual, de larga exposición).

Samsung Galaxy S20plus Noche 01

Es un disparo más lento y lo tendremos que tener en cuenta a la hora de mantener un poco más el encuadre, pero desde luego compensa sobre todo hablando del gran angular. Es una cámara que como hemos visto normalmente queda por detrás de las otras en cuanto a detalle, y esto ocurre de manera más notable de noche. De ahí que en este caso el modo noche siempre será más favorable en dicha situación.

Samsung Galaxy S20plus Comp Auto Noche 01 1x

Hablando de las otras lentes en este modo noche, veremos que en general el detalle es algo mayor y se esquivan las acuarelas que pueden detectarse en el recorte cuando hay poca luz. Aunque también es posible que aparezcan contornos forzados (como cuando usamos la herramienta “Enfocar más” en Photoshop, que no suele favorecer por exagerada), si bien esto ocurre cuando la luz es muy baja.

Es por ello que sea tan positivo que el modo noche no quede relegado a la lente estándar; normalmente nos ayudará a sacar mejores fotografías. Cierto es que el balance de blancos es algo más cálido, pero es algo que podemos editar y no queda nada postizo o irreal, sino todo lo contrario.

Únicamente lo desaconsejamos si la escena tiene luz abundante con la lente principal. En este caso, aunque sea de noche si hay suficiente iluminación natural el modo noche da una fotografía sobreexpuesta y con exacerbación de contornos, con lo cual a veces no es demasiado realista.

Hablando del modo de enfoque dinámico, normalmente detecta rápido el ítem principal y el modo no pone mucho problema para activarse. El recorte suele ser también correcto y aunque parece que el ToF trabaja bastante bien, el desenfoque aún es algo artificial (aunque podemos rebajarlo).

Samsung Galaxy S20plus Retrato 01

Frontal

Las fotografías con la cámara frontal tienen normalmente un toque cálido que no se corresponde siempre con la realidad, aunque podremos ajustar el balance de blancos con una edición sencilla a posteriori. El nivel de detalle es correcto cuando hablamos de luz abundante y favorable.

Samsung Galaxy S20plus Autofoto 01

De noche la calidad pierde bastante, con fotos más cercanas a un óleo sobre todo si tiramos del modo retrato. Siempre son disparos con más procesado y más faena para el sistema, y suele pasar factura (en este caso con ruido, desenfoque y trepidación si no somos pacientes y el ambiente es complicado).

Autonomía: una batería media, en todos los sentidos

El Galaxy S20+ es el hermano del medio también batería, quedando con una pila de 4.500 mAh entre los 4.000 mAh del S20 y los 5.000 mAh del S20 Plus Ultra. Aunque lo que va a determinar su rendimiento será sobre todo la configuración de pantalla que elijamos, además claro del uso.

Alternando ciclos con QHD+/60 Hz y FHD+/90 Hz, la media que nos da es de 23 horas de autonomía. Una cifra que no es brillante y sí claramente superable, pero que aún así es mejor que la de sus dos hermanos.

Samsung Galaxy S20plus 07 Usb

En los ciclos que más duración hemos visto es en los que nos quedábamos con resolución QHD+ y tasa de refresco de 60 Hz, llegando a las 28 horas incluso con tema claro. A colación de esto, hay aspectos que pueden favorecer un ahorro energético como desactivar la pantalla ambiente o Always On y optar por el modo oscuro (en menor modo).

En el test de batería de PC Mark puede verse más claramente la diferencia entre una configuración y otra. A 120 Hz dura en torno a las 10 horas, en cambio a 60 Hz se sacan unas horas más (unas 14 horas).

Samsung Galaxy S20plus 07 Test

Hablando de la carga rápida, en este caso se incluye un adaptador de 25W. Con él logramos una carga completa en aproximadamente una hora y diez minutos, con algo más del 60% en la primera media hora de carga.

Sonido: nos gusta que nos sigan “malacostumbrando” con el estéreo

En el apartado de sonido Samsung tiene buenas noticias para unos y quizás no tan buenas para otros. El estéreo en los auriculares se mantiene también en el hermano del medio, pero también la falta de minijack de 3,5 milímetros (con más lógica si cabe al ser más delgado).

Samsung suele cuidar este aspecto al menos en sus gamas alta y el S20+ nos da una buena experiencia de audición en general. Sí que es verdad que quizás por su relativa delgadez en su trasera se nota mucho la vibración que produce la emisión del sonido, pero no afecta a la calidad de emisión (es una sensación al tacto).

Samsung Galaxy S20plus 08 Altavoz

El volumen máximo que hemos detectado es de 100 decibelios, quedando así en unos 80 dB ambientales. Aunque de ese modo sí se compromete la calidad y es mejor dejarlo en torno al 70% (unos 68 dB, que como centro multimedia personal es más que suficiente).

El rango dinámico es aceptable, si bien lo que sí que conviene (si controlamos y nos gusta afinar el desempeño) es tirar de ecualización, que como veremos está disponible tanto para auriculares como para altavoces.

También lo está el Dolby Atmos, que en altavoces dará un plus de potencia que no encontramos demasiado favorable al causar algo de deformación y empobrecer la calidad (aunque dando más profundidad). Si lo activamos será mejor que dejemos el volumen como mucho al 50%.

Samsung Galaxy S20plus 08 Sonido

Hablando de los auriculares, cabe decir que aunque no haya minijack se entregan unos auriculares in-ear USB tipo C que pueden solucionarlos la papeleta si no tenemos inalámbricos y/o los preferimos así. De hecho, dan un sonido de calidad, percibiendo un audio con buen rango dinámico y bastante más matiz que por auriculares.

Podemos ajustar de varias maneras el audio como hemos dicho, habiendo alguna opción más si usamos auriculares. Al Dolby Atmos (que en este caso sienta bastante mejor) se suma el optimizador UHQ, que ofrece mejora de bits con opción al ancho de banda, notándose poco pero en nuestro caso prefiriendo la primera opción.

Interesante también poder adaptar el audio a nuestra audición, con el habitual test de pitidos a distintas frecuencias o bien elegir uno de los perfiles según edad. La verdad es que hay bastantes opciones e independientemente del tipo de auriculares podemos lograr ajustarlo bastante a nuestro gusto.

Samsung Galaxy S20plus 08

Samsung Galaxy S20plus 02 Pantalla

La experiencia es muy similar a la que se tiene con el Galaxy S20, siendo este algo mayor en volumen al albergar una pantalla de mayor diagonal y una batería de más capacidad. Al final la diferencia quizás más notable está en la autonomía, pero no parece que tanto como para seducir claramente por encima de un tamaño más contenido o tener “lo más de lo más” de Samsung.

Desde luego, cumple los mínimos esperados en un tope de gama de 2020 y para quienes buscamos soluciones lo más compactas, versátiles y potentes posibles sin salirnos de la gama alta es un candidato. A competir claramente en esa esfera de precios rondando los 900 o 1.000 euros en la que parecen haberse colocado casi todos los buques insignia como por obligación, eso sí.

Categorías: , ,

SHOPPING CART

close
Abrir chat
1
Hola! En que Podemos Ayudarte! Haz tus consultas Ahora !